Casco:

CASCOS DEL SIGLO XX

AUST 01

Mº 1917 (Austro-alemán)

       AUSTRIA

Colección: Joseba  http://www.cascoscoleccion.com

Denominación: "Stahlhelm 1917"

Ficha 1/1

Proyecto: F. Schwuerd y A. Bier (de Alemania). Fabricado:  1.917.
Destinos: Uso general. Distribuido: Mayo de 1.917.
Guarnición: 3 lengüetas dobles almohadilladas.  Periodo:  1ª G.M. hasta 1.945.
Barboquejo:  Directo al casco con dos remaches. País de origen: Austria.
Distintivo:  Algunos, escudos. Emblema con la República. Variante: del Mº alemán.
Mimetización: Fundas o pintura. Material: Aleación de acero. 1 mm.
Características:  Diseñado para trincheras. Peso: 1.285/1.380 gr. (1.180 gr., casco).
Otros: Debía incorporar un paquete médico. Talla:  4 tamaños (68, 66,64 y 62).
Balística:  Características del M 16 alemán. Color:   Marrón mano.

La resolución apropiada para la correcta visualización de esta Web es de: 800 x 600 píxeles.

The appropriate resolution for the correcta visualization of this Web is of: 800 x 600 pixels

Aún no había pasado un año desde que terminaran las guerras balcánicas cuando, tras un ultimátum inicial, Austria-Hungría había declarado la guerra a Serbia el 28 de julio de 1914. Era consecuencia del asesinato en Sarajevo, la capital de Bosnia, del príncipe heredero, el archiduque Francisco Fernando, y su esposa, el día 28 de junio, justo un mes antes.

En la Prensa, la noticia se planteó como un duelo entre Serbia y Austria, pero nadie ignoraba que las consecuencia no acababan con un enfrentamiento entre los dos países.

La Prensa nacional se hizo eco de las noticias, pero el redactor, la daba con una notable visión de la situación. "Según los últimos telegramas recibidos del Extranjero, ha comenzado la guerra austro-serbia, y se da por segura la ocupación de Belgrado por las tropas austriacas que han pasado el Danubio. Tal vez esto sea el primer chispazo de una tremenda conflagración europea, en virtud de la cual entren inmediatamente en lucha las grandes potencias, con todos sus formidables elementos de combate. Por el momento, hé aquí los pueblos y los jefes de Estado entre los cuales da comienzo el épico duelo."

Tras esta declaración, las alianzas entre países afines o con intereses comunes, se produjeron en cascada. En pocas fechas los países más poderosos de Europa se habían dividido en dos frentes dispuestos, cada uno de ellos, a aniquilar al contrario con todas sus fuerzas. (*)

Austria, como parte del Imperio Austro-Húngaro, contaba con un poderoso ejército, numeroso y perfectamente equipado. Las inmensas factorías de Skoda que fabricaban todo tipo de armas, eran capaces de producir impresionantes cañones con un poder destructivo desconocido hasta ese momento.

Como el resto de ejércitos de la época, al iniciarse las hostilidades, el ejército austro-húngaro carecía de cascos de acero. Al igual que en los demás ejércitos, cundió la alarma por la enorme cantidad de bajas por metralla padecidas por los ejércitos en el frente. Bajas que se podían haber evitado mayoritariamente de contar con la protección de algún tipo de casco. Se recurrió a los cascos de cuero de la caballería y se improvisaron refuerzos metálicos para mejorar su resistencia, pero se trataba de una solución de emergencia y casi artesanal, hasta hallar una mejor. La estrecha alianza con Alemania permitió conocer los progresos con el casco alemán. Entre tanto, a instancias del Estado Mayor del Ejército la industria nacional trataba de hallar soluciones, derivando en innumerables proyectos (la mayoría técnicamente inviables) y eternos ensayos. La industria del Imperio, aunque muy poderosa, no era capaz de proveer de una chapa adecuada (cuyas características ideales, no se acababan de definir). La impaciencia del Estado Mayor era justificada pues las bajas de combatientes por heridas en la cabeza producía una gran sangría en los frentes y, conociéndose las soluciones dadas en otros ejércitos no podían entender la tardanza en recibir algún tipo de casco adecuado.

El único recurso que se poseía en el amplio frente con Italia, era la utilización de cascos arrebatados al enemigo, el ejército italiano. 

Diversos cascos "Pickelhaube" con superficie de paño, pintado de caqui y con funda de tela, expuestos en las vitrinas del Museo Militar de Viena. Foto: J. Revuelta

 

La  industria austro-húngara seguía garantizando la entrega de cascos, pero continuaba sin avanzar, no pasando de los proyectos. Se intentó conseguir maquinaria adecuada en Alemania, pero ésta se hallaba desbordada con las propias demandas. El Comité Militar Técnico (CTM) recibió la oferta de fabricación de un casco "nacional", el Mº Berndorfer, con aireación en la cúpula, pero sus planes de entrega resultaban demasiado tardíos.

 

Soldados de la famosa reserva austro-húngara "Landsturm", dirigiéndose a los cuarteles para ser equipados y uniformados e incorporarse a las tropas combatientes.

 

Tan pronto como se distribuyeron los primeros cascos Mº 16 entre las tropas germanas, el CTM se había interesado en la adquisición de una considerable partida para sus tropas de vanguardia. 

Pero había sido habitual la utilización de cascos capturados en el frente italiano, Mº 15 de origen francés o Mº 16 Lippmann, de fabricación italiana, frecuentemente reacondicionándolos a lo largo de la guerra para su utilización reglamentada. (**) (Ver Italiano Mº 15/16)

 

Casco italiano Mº15, de origen francés, readaptado por el ejército austrohúngaro. Col: Privada

 

La "opción nacional" solo había servido para retrasar su disposición. Finalmente se tomó la decisión de cursar a Alemania un pedido de 15.000 cascos, ampliable a otros 35.000.

La industria alemana funcionaba a marchas forzadas y tenía dificultades para cumplir los masivos encargos para sus propios ejércitos. No obstante entre noviembre y diciembre entregaron los cascos pedidos. 

Guarnición de cuero,  y barboquejo de tejido. Col: Privada

 
 

Los cascos  recibidos de Alemania eran similares a los distribuidos al ejército teutón. Pero exteriormente se reconocían por el color, que a diferencia de los alemanes distribuidos en un color gris pizarra, los destinados al ejército austriaco se entregaron en color marrón mate (feldbraun).

La ayuda alemana, finalmente también incluyo el envío de la maquinaria adecuada para su fabricación en Austria. En mayo de 1917 se entregaron los primeros cascos alemanes producidos en el Imperio.

 

Al final de la guerra se habían fabricado 500.000, a pesar de las enormes dificultades para disponer de la suficiente chapa adecuada.

Alemania continuó suministrando cascos durante toda la guerra (más de 400.000), pero nunca fueron suficientes para equipar unos ejércitos que demandaban más del doble.

También se fabricaron 140.000 cascos Berndorfer producidos por "Berndorfer Metallwarenfabrik".

Casco Mº 16 austriaco en el color marrón característico. Cortesía: B&S Militaria

 
   
  Comandante del batallón (rango de Mayor) del Heimwehr austríaco (Guardia Nacional). Museo Militar de Viena

El casco austriaco-alemán también se identificaba en la forma de enganchar el barboquejo al casco que, a diferencia del alemán que es articulado, aquí queda fijo. 

Por razones de economía, se utilizaron de tejido en vez de cuero. Era de dos piezas, con hebilla de clavillo. Los orificios se reforzaban con ojeteros metálicos.

La guarnición mantuvo las tres almohadillas de crin, sujetas a un zuncho metálico que se fijaba al casco mediante tres remaches abiertos.

Cuenta con anillas para el barboquejo que se engancha en ellas.

 

Capítulo aparte supone el par de sistemas para reforzar los cascos de los centinelas. Como ya se había intentado en el ejército alemán, los austriacos diseñaron placas de acero para ser colocados frontalmente. Generalmente la placa era rectangular, con ranuras para encajar los tetones de aireación y sujetar la correa de fijación. Otra de ellas, de forma triangular, se suministró para el Mº Berndorfer. También se apoyaba sobre la visera, y quedaba fija mediante unos tirantes que se enganchaban, uno con una anilla a la cúpula de aireación y otro abrazando el casco. Otro sistema, de escasa difusión, era de celada abatible sobre la cara, funcionando como la visera de un casco medieval.

Además se contó con el pesado "Stirnpanzer", alemán de diseño y fabricación. La Berndorfer Fabrik a su vez fabricó otro tipo de placa acorazada frontal, en la línea del Stirnpanzer, pero de forma rectangular y más liviana, el Berdorfer Werke, que se sujetaba sobre los tetones de aireación, pero producido en varias talla. 

 

Oficial del Imperio Austro-Húngaro

Al igual que los alemanes, los soldados austriacos contaron con fundas de tela para sus cascos. Estas fundas disponían de unos orificios rematados con cuero, para facilitar la salida de los tetones de aireación.

Terminada la guerra la situación de Austria en el contexto de las naciones varió completamente.

 Tras la muerte de Francisco José I en 1916, la renuncia a la corona por Carlos I, su sobrino y heredero, que había subido al trono tras su muerte, supuso la proclamación de la República el 12 de noviembre de 1919.

Casco M17 austrohúngaro adaptado para la "Heimwehr", organización paramilitar durante la Primera República Austriaca. Se utilizaba en desfiles o organizaciones como la "Stahlhelm". Museo Hª Militar Budapest.

 

 Como consecuencia de ello, todo el imperio se disgregó, quedando Austria reducida al originario estado germánico. Un país pequeño con una desproporcionada capital, Viena. Su intención era integrarse en Alemania (el Anschluss), pero esa decisión le fue prohibida por las potencia vencedoras en virtud del tratado de Saint-Germain del 10 de septiembre de 1919. (***)

El pequeño ejército (Volkswehr) que organizó Austria una vez despojada del imperio, se intentó equipar con los escasos cascos austro-alemanes conservados. La creación del Bundesheer, ejército federal, debido al citado Tratado de Saint-Germain (en vigor desde el 20 de junio de 1920) que limitaba el nuevo ejército a 30.000 hombres, no mejoraría la situación, creándose algunas dificultades para su completo equipamiento con los viejos cascos, ya que aunque se contaba con una cantidad casi igual que de soldados, había una gran proporción muy deteriorada por el uso durante la Gran Guerra. 

Oficial del Volkswehr con uniforme que apenas difiere del de un oficial del ejército Austro-Húngaro. Las tropas del nuevo ejército conservaron los antiguos uniformes dada la precariedad económica existente. Museo Militar de Viena. Foto: J. Revuelta.

 

Se procedió a la recuperaron de todos los que se hallaban incompletos, se restauraron las guarniciones sustituyendo las almohadillas deterioradas (se fabricaron almohadillas nuevas, pues la escasez de cascos no permitía su razonable canibalización), se cambió el barboquejo de tela por uno más fuerte de cuero, también con hebilla, y se varió el color, adoptarse el gris mate en vez del marrón del anterior régimen.

 

Oficial del Volkswehr austro-alemán, 1918-20, con casco "Stahlhelm 1917". Museo de Viena. Foto: J. Revuelta

 
 

Con la llegada del invierno, era frecuente en algunas unidades, adornar los cascos con una ramita de pino o abeto, sujetas sobre el tetón de aireación izquierdo.

Con el tiempo esta costumbre se amplió al Verano con la colocación de tres hojas de acacia.

Al generalizarse, se llegaron a distribuir las tres hojitas fabricadas en cartón, hojalata o tela encerada.

 

Museo de Viena. Foto: J. Revuelta

 En los años treinta, con la subida al poder de los nazis en Alemania, la cuestión del "Anschluss" se reavivó, formándose un importante partido nazi que en colaboración con los alemanes impusieron la unión con Alemania, tras la ocupación por parte del ejército alemán en marzo de 1937 y el posterior plebiscito de abril. A partir de ese momento, el ejército austriaco se integró en el alemán.

¡El pueblo entero dirá "SI" el 10 de abril! reza el cartel nazi para el plebiscito. El 99% de los votos fueron favorables al "Anschluss".

 

Los austriacos inicialmente creyeron que se trataba de una unión con Alemania, pero realmente Austria fue integrada en Alemania, convirtiéndose en un estado más, Ostmark (o Donau und Alpen).

 

Losa del cementerio alemán de El Alamein donde reposan combatientes del Áfrika Korps, con la identificación Osterreich, junto a la de Priussen. Foto: J. Revuelta

 

En un principio los cascos de sus soldados llevaban un emblema con el águila austriaca pero fueron definitivamente fagocitados por la Wehrmacht, compartiendo sus símbolos. Su industria militar, fomentada por Hitler, creció considerablemente en la intención de ponerse al nivel "del resto" de Alemania. Ya el equipo fabricado fue el estándar en el ejército alemán.

Casco austro-alemán Mº 16, con color y calca de la Wehrmacht (Cortesía: B&S Militaria)

 

Durante la 2ª GM, su integración en la Gran Alemania fue plena de hecho. Pero se esperaba que, al final de la guerra, un trato más suave por parte de los aliados, que el destinado a Alemania. 

Las grandes potencias, Estados Unidos, La Unión Soviética y el Reino Unido (en este apartado no participó China, el otro componente) en su resolución con respecto a Austria, de la Conferencia de Moscú, declararon: "que están de acuerdo en que Austria, primer país que cayó víctima de la agresión hitleriana (el subrayado es mío), ha de ser liberada de la dominación alemana. Tienen por nula e inválida la anexión impuesta a Austria por Alemania el 18 de marzo de 1938. No se consideran obligados en manera alguna por los cambios efectuados desde esa fecha. Declaran que desean ver restablecida una Austria libre e independiente, y por tanto abrir el camino al pueblo austriaco, así como también a los estados vecinos que enfrentarán problemas semejantes, para hallar aquella seguridad política y económica que es la única base para una paz duradera. Se advierte a Austria, sin embargo, que tiene una responsabilidad, que no puede eludir, por su participación al lado de la Alemania hitleriana, y que en el ajuste final se tendrá en cuenta su propio aporte a su liberación."

Tras la 2ª Guerra Mundial, los austriacos, que íntimamente nunca estuvieron muy conformes con su desaparición como estado independiente (o no consideraban ya a Alemania como elemento protector, o, simplemente, deseaban un trato de favor tras la rendición final) consiguieron, gracias a la presión de los nuevos partidos políticos, proclamar la Segunda República el 27 de abril de 1.945 (aunque inicialmente invadida por la URSS, quedó también dividida por las cuatro potencias vencedoras, hasta el 15 de mayo de 1955 en que fue suscrito el tratado de paz). 

 

Viena, 10 de septiembre de 1945. Guardias rusos registran y examinan los visados de los vehículos que pasan o cruzan desde la zona rusa a la zona norteamericana o británica.

 

Los vencedores, como con Alemania, habían proyectado convertir a Austria en un país rural, en evitación de posteriores aventuras militaristas, pero no lo consiguieron totalmente (además la guerra fría les haría cambiar estos planes también con la Alemania Federal). (***)

Durante la ocupación aliada, Austria fue desmilitarizada, permitiéndose solo la formación de una pequeña tropa (B-Gendarmerie) para control interno a disposición de las autoridades, que se equiparon con cascos Mº 35. Tras la firma del tratado de paz se inició la organización de una Guardia de Fronteras que, dos meses después cristalizaría en el ejército federal (Bundesheer) que se equipó principalmente con cascos M-I facilitados por los americanos. Posteriormente se fabricaron cascos tipo americano en la misma línea que los de la República Federal Alemana.

 

(*) En 1908 la anexión de Bosnia y Herzegovina por parte del Imperio Austro-Húngaro, agravó la situación en los Balcanes, que  hervía como un peligroso volcán, hasta el punto de aceptarse la guerra en la zona casi como una forma de vida (Europa había disfrutado de paz los últimos treinta años, salvo en los Balcanes). La visita del Archiduque a una ciudad como Sarajevo, deseosa de volver a su anterior situación con Serbia, era considerada en la población como una provocación (Tanto Bosnia como Herzegovina se sentían hermanas de raza de Serbia, hablaban su misma lengua y se consideraban una única nación). La nacionalidad serbia del asesino sirvió para canalizar la venganza, responsabilizando a Serbia del asesinato (de hecho existían en Bosnia sociedades secretas que conspiraban en favor de Serbia). Tras recibir el ultimátum del Imperio, la existencia de un importante ejército serbio parecía desaconsejar la aceptación de sus términos. Sorprendentemente, la respuesta demostró que Serbia no deseaba enfrentarse a los austro-húngaros. Pero al Imperio no le interesaba recibir explicaciones y prosiguió en sus amenazas hasta la definitiva y deseada declaración de guerra al mes del atentado. 

Las antiguas alianzas saltaron por los aires. A instigación de Bismarck se había formado en 1882 la triple Alianza entre Alemania, Rusia y Austria. En 1886  uno de los tres países, Rusia se retiró e Italia tomó su puesto. Al declarar Austria la guerra a Serbia, Rusia inició la movilización ante la petición de ayuda por parte de los serbios y Alemania le declaró la guerra el 1º de agosto, a Francia el día 3, e invadía Bélgica el 4 de agosto, el mismo día en que, en respuesta a ese ataque, Gran Bretaña se la declaraba a Alemania. A partir de esas fechas se multiplicaron las adhesiones y declaraciones de guerra a uno de los dos bloques, las Potencias Centrales (Austria-Hungría y Alemania) o la Triple Inteligencia (Inglaterra, Francia y Rusia). Italia se salió de la Triple Alianza para enfrentarse a Austria, pero no a Alemania.

(**) En el frente italiano, principalmente al principio de las hostilidades, los cascos franceses Adrian Mº 15 eran un preciado botín de guerra y servían para equipar las tropas propias.

Cuando sus guarniciones y barboquejos necesitaron ser sustituidos, se adaptaron guarniciones con zuncho metálico empleadas en los cascos M17.

 

Casco Adrian Mº15 italiano reutilizado por el ejército austrohúngaro. Col: Privada

 

Los zunchos se fijaban mediante cuatro remaches. Dos laterales, de cabeza redonda, y dos de cabeza plana, en la parte posterior (sobre la cimera) y en el frontal.

Los lateral permitían asegurar el barboquejo.

 

Los laterales remachados del Adrian se reforzaban con pletinas metálicas.

 

Barboquejo, de tejido con ojeteros metálicos, en un casco italiano Mº15, de origen francés, readaptado para el ejército austrohúngaro

 
                 

Remaches laterales, de cabeza redonda.

 

Remaches planos posteriores, como los frontales

 

(***) Además de Austria, del conglomerado de países y regiones que compusieron el Imperio Austrohúngaro, nuevos estados emergieron en el panorama europeo (Checoslovaquia, Hungría). El resto de los territorios fueron adjudicados a los estados vecinos (Italia, Polonia o Rumanía).

Finalmente se formó Yugoslavia con la unión de Croacia, Bosnia y Herzegovina con Serbia y Montenegro).

El Imperio Austro-Húngaro era un complicado mosaico de nacionalidades, a veces enemigas entre sí.

 

La consecuencia casi inmediata de la derrota de Austria-Hungría supuso su total desmembramiento. Buena parte de su territorio fue anexionado por países limítrofes (Polonia, Rumanía e Italia principalmente), o se formaron nuevos estados (Checoslovaquia, Reino de los Serbios, que con croatas y eslovenos formaría Yugoslavia), dejando Austria y Hungría reducidas a unas dimensiones que no les permitirían recuperar ya unas fronteras más acordes con su anterior grandeza.

 

Países ajenos al Imperio llegaron a utilizar estos cascos, como el de la fotografía con los colores de la República Letona (Latvijas Republika). Cortesía: B&S Militaria

 

Se convirtieron en dos pequeños estados de capitales hipertrofiadas.

El mosaico resultante aún sufrirá nuevas divisiones hasta que al finalizar el siglo se fraccionará hasta el límite con la división de Checoslovaquia y el desmembramiento de Yugoslavia. 

(***) Al comparar el abigarrado escudo del antiguo imperio con el de la nueva República Austriaca (reproducida más arriba), se pueden apreciar algunas diferencias muy significativas. Independientemente de que el águila sea bicéfala, se ha sustituido la corona imperial por la mural, y la espada con el cetro y el globo imperial, por la hoz y el martillo (que quieren representar respectivamente a las clases medias, campesinos y obreros). Lo que más llama la atención es la cadena rota que se halla entre sus garras con grilletes, que se refiere a haber recobrado la libertad tras su pasado común con Alemania.

Ver también: Casco alemán Mº 1916 

Ver también: Coraza frontal "STIRNPANZER"


FOTO FICHA FOTO FICHA FOTO FICHA FOTO FICHA FOTO FICHA Cascos austriacos Volver a Austria
Mº Berndorf Mº 1917 Mº M-I OTAN Mº M-75 (1) Mº M-75 (2)
 
AFGANISTÁN ALEMANIA ARGELIA ARGENTINA AUSTRALIA AUSTRIA BÉLGICA BRASIL BULGARIA CANADÁ
CHECOSLOV. CHILE CHINA COREA-SUR

CUBA

DINAMARCA ESLOVAQUIA ESLOVENIA ESPAÑA FINLANDIA
FRANCIA G. BRETAÑA GRECIA HOLANDA HUNGRÍA IRAQ IRLANDA ISRAEL ITALIA JAPÓN
MÉXICO NICARAGUA NORUEGA Nª ZELANDA PERÚ POLONIA PORTUGAL RUMANÍA RUSIA SINGAPUR
SUDÁFRICA SUECIA SUIZA TAILANDIA TAIWÁN U. S. A. VIETNAM- YUGOSLAVIA

  PORTADA - HOME

INTRODUCCIÓN COMENTAR SABER MÁS LINKS